header home Alpujarra


Leyenda de la Alpujarra


Si te gusta este artículo, compártelo. Gracias

- Se cuenta que en tiempos antiguos hubo un dios que decidió modelar un hombre con el barro de la tierra que antes había creado, y luego, para que tuviera respiración y vida, le dio un soplo en la nariz.
Algunos espíritus contumaces y negativos enseñan cautelosamente, cuando no osan proclamarlo con escándalo, que, después de aquel acto creativo supremo, el tal dios no volvió a dedicarse nunca más a las artes de la alfarería, manera retorcida de denunciarlo por haber, simplemente, dejado de trabajar.

El asunto, por la trascendencia de que se reviste, es demasiado serio para que lo tratemos de forma simplista, exige ponderación, mucha imparcialidad, mucho espíritu objetivo.

Leyenda de la Alpujarra

Es un dato histórico que el trabajo de modelado, desde aquel memorable día, dejó de ser un atributo exclusivo del creador para pasar a la competencia incipiente de las criaturas, las cuales, excusado será decirlo, no están pertrechadas de suficiente soplo ventilador.

El resultado fue que se asignara al fuego la responsabilidad de todas las operaciones subsidiarias capaces de dar, tanto por el color como por el brillo, y hasta por el sonido, una razonable semejanza de cosa viva a cuanto saliese de los hornos de leña.
Era juzgar por las apariencias. El fuego hace mucho, eso no hay quien lo niegue, pero no puede hacerlo todo, tiene serias limitaciones, incluso hasta algún grave defecto, como, por ejemplo, la insaciable bulimia que padece y que lo conduce a devorar y reducir a ceniza todo cuanto encuentra por delante.
leyenda de la alpujarra

historia alpujarras

La alfarería y su funcionamiento, todos sabemos que barro húmedo metido en horno de barro estallado en menos tiempo del que lleva contarlo

.
Una primera e irrevocable condición establece el fuego, si queremos que haga lo que de él se espera, que el barro entre seco y bien seco en el horno de leña.



Y es aquí cuando humildes regresamos al soplo en la nariz, es aquí cuando tendremos que reconocer hasta qué punto fuimos injustos e imprudentes al apadrinar y hacer nuestra la impía idea de que el dicho dios habría dado la espalda, indiferente a su propia obra.

Sí, es cierto que después de eso nadie más lo ha vuelto a ver, pero nos dejó lo que tal vez fuese lo mejor de sí mismo, el soplo, al aire, el viento, la brisa, el céfiro, ésos que ya están entrando suavemente por las narices de los seis muñecos de barro que Cipriano Algor y la hija acaban de colocar, con todo cuidado, sobre uno de los tableros de secado.
leyenda alpujarras

Escritor, además de artesano, el dicho dios también sabe escribir derecho con líneas torcidas, no estando él aquí para soplar personalmente, mandó a quien hiciese el trabajo en su nombre, y todo para que la todavía frágil vida de estos barros no acabe extinguiéndose mañana en el ciego y brutal abrazo del fuego. José Saramago

♦ Quizá te interese ver Artesanía de la Alpujarra

Si te ha gustado, divúlgalo y síguenos –
 
La Alpujarra  
Casas rurales  
Casas alquiler  
Hoteles en La Alpujarra  
Comer y Gastronomia  
Turismo rural  
Productos tipicos  
Artesania Alpujarreña  
Comercios Alpujarra  
Fotos de la Alpujarra  
Rutas y senderismo  
Fiestas y celebraciones  
Informacion de interes  
Historia La Alpujarra  
Pueblos Alpujarra  
Nuestra leyenda  
Dimension Alpujarra  
Situacion historica  
Nuestras raices  
Puerto de La Alpujarra  
Artículos La Alpujarra  
Economía y política  
Sobre la web  
Otras Secciones  
Casas de Aquiler  
Camping Alpujarra  
Hoteles en La Alpujarra  
Jamones Alpujarra  
Cortijos Rurales  
Cursos de hosteleria  
Publicidad  
 

Web Recomendadas
Adelgazar
Economia española
El tiempo
Por Mi
Dietas
Restaurantes España
Anuncios

• Portal temático sobre La Alpujarra alojado en JVS-Networks y mantenimiento Seo por JVS
 

Alojamiento Web

Portal Web
artesania alpujarra alojamiento rural
Alojamiento Rural

Redsat
Alpujarra andalucia
Andalucia
dominios alpujarra
Registro Dominios